Trastornos de la alimentación

Los trastornos alimenticios prevalecen sobre todo entre las chicas adolescentes y las jovenes adultas, si bien del 5 al 10% de los casos también se da en chicos. Las víctimas se sienten normalmente impotentes en relación con sus vidas, sufren de baja autoestima y tienen una mala imagen de su cuerpo. Usan la comida – ya sea restringiendo el consumo hasta el punto de pasar hambre, o con exceso de comida hasta el punto de convertirse en obesos –, como forma de ganar control sobre algunos aspectos de sus vidas.

Algunas formas comunes de trastorno alimentario son: la Anorexia Nerviosa que es la condición en la que las personas restringen la ingesta de comida, en ocasiones a valores tan bajos como las 300 calorías por día; la Bulimia Nerviosa caracterizada por periodos de indulgencia durante los cuales se ingieren grandes cantidades de comida para después vomitar o usar laxantes para eliminar la comida del cuerpo; el Trastorno de Compulsión Alimentaria que es el exceso compulsivo de alimentación que ocurre cuando las personas comen en abundancia pero no purgan la comida y ganan peso en exceso y la Ortorexia, que es la obsesión enfermiza por la alimentación sana, lo que en exceso y no regulada puede ser perjudicial. Cualquiera de estos trastornos alimenticios tiene consecuencias nutricionales muy graves y un fuerte impacto en la salud de los individuos.


Nutrición para trastornos alimenticios

Una buena nutrición es esencial para todos y especialmente para las personas que se recuperan de un trastorno alimenticio. Primero, se certifica que la persona con un trastorno fue evaluada por un médico cualificado y que se encuentra en un plan de tratamiento. Una terapia nutricional de un dietista credenciado, unido a la psicoterapia y farmacología o a otras formas variadas de medicina alternativa, puede ayudar a una peso en estado de recuperación de un trastorno alimenticio.

Parte de un plano de tratamiento eficaz consiste en ayudar a la persona a regresar a un patrón de alimentación sana. El cuerpo de una persona que ha pasado hambre está en un estado terrible y necesita de alimentos nutritivos para recuperar energía, restablecer el equilibrio químico y mejorar la capacidad mental.

Los siguientes alimentos pueden ayudar en la recuperación de un trastorno alimenticio:

  • Alimentos integrales conceden nutrientes que revitalizan el cuerpo. El pan de centeno integral, el arroz integral, la fruta y las verduras frescas y las carnes magras darán a los cuerpos desgastados un aumento de energía. Las comidas procesadas ofrecen azúcar, sirope de maíz con alto contenido de fructosa, grasa, cereales refinados y muy pocos nutrientes;
  • Calcio presente en productos lácteos desnatados y en vegetales con hojas ayudan a fortalecer los huesos y los dientes. Las dietas excesivas roban calcio a los huesos, volviéndolos frágiles. Los jóvenes que sufren un trastorno alimenticio tienen una masa ósea semejante a la de mujeres ancianas. Además, vomitar en exceso destruye el esmalte de los dientes;
  • Carnes desnatadas, verduras y pescado proporcionan las proteínas necesarias, de las cuales un cuerpo desnutrido necesita;
  • Los ácidos grasos omega 3, encontrados en el pescado, huevos y nueces, estimulan el corazón. Quien sufre de anorexia corre el riesgo de tener problemas cardíacos y arritmia cardíaca, ya que el cuerpo no tiene grasa suficiente para soportar el funcionamento cardíaco;
  • Los líquidos, el sodio del agua y las bebidas deportivas son necesarias para restablecer el desequilibrio de electrólitos y restituir la perdida de agua debido a la deshidratación provocada por vomitar en exceso, o por el uso de laxantes y de diuréticos.
  • Los atletas que sufren de trastornos alimenticios precisan de asesoramiento nutricional especializado. Deportes como la lucha libre, el atletismo, el ballet y la gimnasia, que dan énfasis a cuerpos delgados y tonificados, presentan un número excepcionalmente elevado de trastornos alimenticios. Estos atletas restringen la comida, tienen un índice de masa corporal muy bajo, abusan de bebidas proteicas y de suplementos e intentan perder el peso de agua con diuréticos y saunas.
  • Los atletas deben concentrarse en llevar una alimentación basada en alimentos en vez de en suplementos, carbonatos y grasas para obtener la energía. Necesitan proteínas para los músculos, fluidos y electrólitos adecuados, y vitaminas y electrólitos para mantener el rendimiento y el equilibrio nutricional.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR